Pin It

Widgets

LA HISTORIA DEL "TINO GOTTIG" DE FEDERAL - Autora: Ana Elizabeth SCHULZ

Antonio E. Silveyra | martes, octubre 27, 2020 |

LA HISTORIA DEL "TINO GOTTIG" DE FEDERAL -  Autora: Ana Elizabeth SCHULZ

Un legado cultural y deportivo federalense. Federal se caracterizó siempre por ser una ciudad chamamecera y virtuosa por su monte nativo, por sus oficios de ladrilleros y cuchilleros artesanales.
Pero también presenta otros baluartes dentro del patrimonio cultural como lo es el circuito “Tino Gottig”, forjado con mucho orgullo y a pulmón por los propios federalenses, impulsados por su pasión hacia el deporte motor. A nivel provincial es muy codiciado no solo por su trazado muy técnico sino también por ser uno de los circuitos de tierra con más vigencia dentro del automovilismo del norte entrerriano. 

¿Quién fue Tino Gottig? 



Haciendo un poco de historia, el automovilismo local fue impulsado por un federalense apasionado por este deporte. Su nombre era Faustino Gerardo Gottig, más conocido como “Tino” o “el gringo de Federal”, era un comerciante local, tenía un almacén mayorista y una panadería. Incursionando también en la actividad ganadera. Dio sus primeros pasos como piloto en la categoría llamada Formula Entrerriana (F.E.). Don Manuel Erramuspe, oriundo de María Grande, gestionó el préstamo de un vehículo que se encontraba en desuso. Trasladaron el auto a Federal, lo armaron y colocaron el número 12. 

Así surgiría la peña local llamada “La 12”, un grupo de personas que compartían su misma pasión y lo acompañaban en todas sus carreras. En sus filas puedo mencionar además a “Cacho” Vale quien junto a Manuel Erramuspe asistían mecánicamente su Ford T. El debut automovilístico ocurrió el 14 de Julio de 1968 en esta ciudad en el circuito ubicado frente a lo que en la actualidad es la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) llamado “La Granja”. Los autos eran los inigualables Ford T. En esa categoría el piloto cordobés Jorge Ravassi era el líder indiscutido. El vehículo de “Tino” era más pesado y grande comparado con los nuevos de esa época. Posteriormente los Ford T sufrieron algunos cambios, le colocaron pistones de avión Piper que se hacían artesanalmente en el torno, como el cigüeñal por ejemplo. 

Pero el “Gringo de Federal” poseía un talento nato para conducir, se acomodaba inmediatamente a la fisonomía y conductibilidad del auto que le tocara manejar. En palabras del comerciante local Ronald Negro: “A Tino le dabas una carretilla y te la manejaba”. En su debut la largada no fue buena porque no estaba acostumbrado a los cambios de su Ford T que se hacen con pedales y no con palanca manual. Pese a ello venia recuperándose vuelta a vuelta dirigiéndose con gran facilidad hacia la punta, logró estar en el segundo y tercer puesto. “Me quedó grabada la imagen del cordobés Jorge Ravassi en su auto rojo impecable darse vuelta en la recta y mirar el auto amarillo del “gringo” de Federal –en referencia a Tino- que se venía y venia como tromba”, recordó Miguel Ángel Rebechi, ex integrante de la comisión Tino Gottig y CD de la FAE. Faltando unas pocas vueltas, en el ingreso a la recta, se le sale la rueda derecha de su Ford; rompe la llanta trasera, porque se le abrieron los agujeros de los bulones. 

Resulta que el auto había llegado sin cubiertas, así que le colocaron unas traseras con llanta N° 15 de un tráiler -llantas industriales- y adelante unas cubiertas nuevas de Torino marca “Fate” 70. Estas se las había prestado Carlos Luque, un comerciante local apasionado por el deporte motor. El “Tino” no tuvo una participación extensa en la F.E. Corrió otras carreras ese año y los subsiguientes, pero con otro auto adquirido por compra que hiciera a la familia Martínez de la ciudad de Concordia. Era un auto muy frágil. Luego de “La 12” se utilizó “La 49”. Algunos de los integrantes de la peña “La 12” de ese momento, los llamados “nenes tuercas” fueron: Hugo Formigo, quien al probar un auto de carrera por primera vez, dio un giro por el circuito y se bajó descompuesto expresando: “esto no es para mí”. 

El inigualable “Pelito” Pedemonti quien también pudo subirse a un auto, pero al finalizar debieron bajarlo ya que se había quedado tieso después del giro. Otro piloto de Federal fue Néstor Juan Szczech pero no tuvo tanta trascendencia. “Tino” se destacó prematuramente pues con su talento innato hacía funcionar hasta el auto más vetusto que le haya podido tocar en suerte. Su humildad y sencillez se reflejaban hasta en el atuendo que usaba para correr. La mayoría de los pilotos de la época vestían el conocido buzo antiflama -sin la modernidad que caracteriza a los actuales- pero él prefería un mameluco de trabajo Ombú, remera y pantalón, o una campera inflable con jeans; se cuenta que llegó a correr en alpargatas. Al bajar del auto su ropa estaba cubierta de una mezcla de tierra, grasa y aceite producto de las peripecias de la carrera. 

En el anecdotario -recuerda Ronald Negro- la mamá y novia del gringo no estaban de acuerdo con su afición por las carreras, a tal punto que lo llevaron a Paraná para alejarlo de este ambiente. Claramente esto fue inútil porque se escapó ante el menor descuido y en una hora y cuarto hizo los 200 km que separan a Paraná de Federal en su Coupé Torino. Amén de las anécdotas su familia lo apoyó siempre. Tal es así que el sábado antes de las carreras, disponían un camión para que el público federalense pueda acudir a brindar su apoyo al piloto. “Cuando llegábamos al circuito la gente ya nos identificaba y nos gritaban: “ahí vienen los de Federal”, comentaba José María Gottig (padre). 

Además de su amada Coupe Torino, “Tino” supo tener un avión. Lo guardaba en un hangar construido en lo que hoy es el predio del Festival Nacional del Chámame, el anfiteatro “Pancho Ramírez”, con una pista que llegaba hasta la actual calle Antelo. En ese avión no solo iba a buscar repuestos para los vehículos de carrera, sino también en épocas de intensas lluvias que provocaban la crecida del Río Gualeguay, aislando a varias familias de trabajadores rurales, aprontaba bolsas de comida para distribuirlas, volando al ras del suelo para alcanzárselas. “El Gringo de Federal” fue una persona muy solidaria y un avezado comerciante, muy hábil para los negocios, pero sobre todo lo recuerdan por su calidez humana y honorabilidad. 

Hasta que llegó el fatídico suceso, un 15 de Noviembre del año 1978. El “Tino” venía del campo en la zona de “La Calandria” y pasando el puente Blanco en el acceso a Federal pierde el control de su amado Torino quien lo despide dando una innumerable cantidad de tumbos. “El Gringo” caló hondo en el sentimiento de los federalenses quienes impulsados por ese cariño decidieron honrarlo colocándole su nombre a nuestro querido “Circuito Tino Gottig”, en agradecimiento por todo lo que brindó a este pueblo no solo al deporte motor sino también a su gente. 

Cuando le hicieron el homenaje invitaron a su familia para el reconocimiento y realizaron una especie de podio en su honor con una placa que debido a las diversas modificaciones que sufrió el circuito, en la actualidad ya no existe. El trazado del circuito. El circuito fue evolucionando a lo largo de los años. En un principio estuvo situado frente a lo que es la actual Dirección Provincial de Vialidad (D.P.V.). El predio se encontraba en el campo de la familia Ava, cuyo establecimiento se llamaba: “La Granja”. Por tal motivo se le adjudicó este nombre al circuito, aunque la afición también lo reconoce como “Los Cardos”. 

Allí fue donde debutó “Tino” Gottig en la Formula Entrerriana del Ford T, organizada por el Auto Club Federal de esa época y peña “La 12”, competencia fiscalizada por la Unión de Volantes Entrerrianos. Es decir Federal pasó a ser una plaza más para esta competencia provincial. Siendo todo un acontecimiento, previo a su inicio desfilaban los pilotos en sus autos por el centro de la ciudad. El público acompañaba este espectáculo, transformándolo en una fiesta motor que movilizaba económica y turísticamente ese fin de semana a los comercios locales. En los años siguientes aparecieron los autos equipados con motor Jeep 4, toda una modernidad para la época. 

En aquel momento se mudó el circuito a los campos de la Sra. Maydana, frente a lo que en la actualidad es el triángulo experimental, llamado “La Higuera”, lo que anteriormente fue una pista hípica. Con el tiempo se volvió a mudar hacia la ruta 22, antes de llegar a la actual Sociedad Rural de Federal, a mano derecha. Esa pista se llamó “Santa Rosa”. Allí se disputaron varias categorías, como los Fiat 850 de Concordia, las llamadas “cafeteras” con los modernos motores Jeep; la Fórmula 8 también disputó allí su competencia y la Fuerza Libre Internacional. Con los años por intermedio del Municipio local se consiguió la concesión de un terreno municipal, aproximadamente unas 13 hectáreas para establecer el circuito definitivo. Como había muchos colaboradores se organizó una comisión. 

Entre sus filas citamos a Ronald Negro y Miguel Ángel Rebechi, quienes ayudaron a desmontar manualmente con palas, sacando los troncos de los árboles para despejar lo que después sería la recta principal, allá por el año 1984. Como no contaban con las herramientas específicas de medición, para marcar el predio supieron valerse de estacas, cintas métricas y unos harapos. Para cuando lograron mensurar todo el predio, increíblemente sólo se habían equivocado por medio metro de la medida final. Para acondicionar la pista se valieron de una máquina de vialidad que estaba rota y en desuso, compraron los repuestos y la arreglaron para que Armando Stieben, repasara el circuito. Con respecto a la categoría Fuerza Libre Internacional se había ampliado todo el sector, allí también corría la Fórmula 8. 

El trazado estaba al revés de cómo está en la actualidad, la recta se ubicaba del otro lado contra el Club Hípico. Allí corrieron pilotos como Ronald Negro, Mario Tula, Gatica, entre otros. Luego para la competencia de los Karting y las motos simplificaron el circuito. Federal, la cuna del TZ 850. Hasta el año 1995 las competencias del “TC 850 Federalense” -llamado así en ese momento- fueron organizadas por la comisión vecinal de calle Urquiza. La finalidad de dichas competencias automovilísticas y de motos, era recaudar fondos para efectuar reformas y reparaciones en la mencionada arteria. Su presidente era el comerciante “Cacho” Vale, un apasionado del deporte motor quien siempre estuvo ligado al automovilismo. 

Luego de muchos años decidieron dejar de organizarlas. En Febrero del año 1996 se conformó una nueva comisión presidida por el reconocido “Cacho” Vale, de secretario Hugo Barrionuevo, entre otros. El lugar elegido para las reuniones era el taller mecánico de Raúl Froschauer. En el circuito se hicieron las tareas de mantenimiento, como cortes de renuevos, pintura de gomas, extensión del circuito, etc. Con mucho sacrificio forjaron el crecimiento de esta categoría que es 100% de Federal. El TC 850 federalense cambió su denominación, pasando a llamarse “TZ 850”. Parte del crecimiento de esta categoría vino a raíz de su incorporación a un medio gráfico como lo es la revista de automovilismo provincial “Acelerando”, donde pasó a tener una columna exclusiva. 

Esto la catapultó a nivel provincial, haciéndose reconocida tanto la categoría como el circuito “Tino Gottig”, siendo un referente en la provincia. La categoría comenzó a expandirse a todo el norte entrerriano, Sauce de Luna, Bovril, al autódromo de Concordia, Los Charrúas, Villa Del Rosario, Chajarí en el circuito “Di Palma”, Feliciano, San Jaime de la Frontera y La Paz, siempre con un buen parque automotor. Allí la comisión se llamaba Club de Volantes Federalense y corrían tanto autos como también motos. También compitieron en la categoría renombrados pilotos de Concordia, cómo el afamado motorista Polaco Morier o Martín Ponte quien fuera campeón en 1998 para luego emprender su carrera profesional a nivel nacional e internacional. 

El TZ 850 se convirtió en potencia. Tal es así que en el año 2000 aproximadamente logro tocar el asfalto en el autódromo de la ciudad de Concordia. Fue un circuito mixto, un 70% de asfalto y un 30% de tierra, para simplificar el trazado. Comprendía la largada desde la recta principal y antes de llegar a la denominada “curva de los tontos” -la cual es una curva rápida- se ingresaba a la derecha para el circuito de tierra que desembocaba en la recta opuesta. Ese año se corrió un campeonato de verano nocturno. Esta categoría federalense fue muy valorada en varios puntos de la provincia. Tal es así que en Concordia se formó una comisión con la finalidad de presentar una propuesta al Club de Volantes de Federal. 

La misma consistió en cambiar los motores 850 de la categoría por unos nuevos de 1400 hp. Esto implicaba una modificación total tanto mecánica como reglamentaria y económica, por lo que denegaron la propuesta concordiense. Estos últimos, al no haber acuerdo, decidieron crear su propia categoría 1400 estándar, con sus clases A y B. Allí participaron pilotos locales como el reconocido “Pato” Folmer, quien obtuvo un campeonato. Cada categoría debe estar inscripta o federada ante la FAE (Federación Automovilística Entrerriana). Esta fue una de las dificultades que tuvo el TZ 850, quien nunca pudo federarse por cuestiones económicas y los requerimientos tan complejos, no solo para la categoría en crecimiento, sino también para los pilotos quienes debían reunir ciertos requisitos para poder participar de la competencia (canon anual, revisión médica, licencia médica, etc.). 

Fueron varias las razones por la cual el TZ 850 netamente federalense, fue perdiendo protagonismo con el paso de los años; entre ellas potenciadas por la crisis económica del 2001 y algunas cuestiones internas de la organización. En la actualidad el TZ 850 encontró refugio en la provincia de Corrientes donde funciona como telonera de la Fuerza Libre Correntina, fiscalizada por esta misma categoría. Como el Ave Fénix. El “Tino Gottig” a lo largo de toda su historia, no solo albergó la propia categoría que crearon los federalenses como lo fue el TZ 850, sino que también fue el semillero de grandes pilotos tanto profesionales como Martin Ponte, pero también a nivel local. Allí dieron sus primeras “aceleradas” en Karting en forma no competitiva Matías Duarte y Esteban Rebechi, hijos de Federal. Años más tarde ya en la competencia oficial de la ASOCIACIÓN ZONAL KARTING RIO URUGUAY (AZKRU) se logró realizar dos fechas del Karting Provincial, gracias a la gestión de los padres de estos pilotos –Miguel Rebechi y Christian Duarte- con la aprobación de los dirigentes de AZKRU: Horacio Praderio y Edgardo Paredes. 

Tanto Duarte en el año 2011 como Rebechi en los años 2009, 2010 y 2011 se consagraron Campeones Entrerrianos y se puede decir que son productos originarios del Circuito Tino Gottig de Federal. Entre los años 2008 y 2009 aproximadamente, la Asociación de Bomberos Voluntarios de la ciudad de Federal, al mando del actual intendente Gerardo Chapino, organizaron algunas fechas de Motocross que se disputaron en el “Tino”. Con la colaboración de Vialidad Provincial los bomberos construyeron unas mesetas o montículos de tierra para facilitar el desarrollo de estas estas competencias. 

En la actualidad estas fueron quitadas para tener un uso más significativo del predio. Cerca de los años 2008 y 2009 la última comisión que organizó carreras de autos decidió dar un paso al costado. Se formó una nueva pero de motociclismo cuyo presidente fue “Beto” Fonseca y vicepresidente Bruno Borzatta. Decidieron organizar junto con la comisión de motociclismo de la ciudad de Federación, un campeonato de verano de 4 fechas y después el campeonato anual, que se desarrolló en varios lugares. A mitad de ese campeonato la comisión se desintegra y toma el mando el Sr. Orlando Guillermo Brickman, titular de un taller mecánico local. Alrededor del año 2009 a 2011 comienzan a dialogar con el Club Ferro para crear la Sub Comisión de Motociclismo. Felipe Torres era el intendente de Federal en ese momento, quien le otorgó un poder al Sr. Brickman sobre el predio donde se encuentra el circuito. A partir de ese momento el “Tino Gottig” pasó a ser una pista de motos exclusivamente, cayendo en desuso el resto del trazado. Cambiaron su infraestructura, construyeron una nueva cantina y se arregló el alambrado de la parte externa, por citar algunas modificaciones edilicias. Esa “comisión” duró dos años y concluyó su labor. 

Entre los años 2013 y 2014 comienza el auge de los Kartings por lo que un grupo de pilotos: el “Pato” Folmer, Gabriel Perezlindo, “Juanjo” Pereyra, Javier Schvemer, entre otros, decidieron poner en condiciones el circuito para entrenar allí. Como había mucha motivación acordaron traer una fecha del Karting de la ciudad de Chajarí. Para organizar el evento se agrupan en otra comisión presidida por “Juanjo” Pereyra, Julio Benítez, etc, la que se disolvió con el tiempo. No fue sino hasta el año 2018 aproximadamente, donde el llamado “grupo de las motos” decidió recuperar el circuito definitivamente. 

Elías Gallegos, Rodrigo Popelka y Alexis Demichelis a la cabeza empiezan a desmalezar el circuito. Logran usarlo un par de veces y gracias a su impronta vuelven a contagiar la pasión por los Kartings. Se estructuraron en una nueva organización comitiva con un buen número de jóvenes integrantes: José Alberto “el gringo” Gallegos como presidente y entre sus filas, Miguel Ángel Rebechi, Gabriel Perezlindo y el “Pato” Folmer como “históricos” o mentores. Gracias a esta nueva organización se contó con una fecha del campeonato de Pre-coronación del Karting de la ciudad de Chajarí con un éxito rotundo. Luego el Zonal de Norte Entrerriano (ZNE). Como la conquista fue total y el entusiasmo inconmensurable, propusieron armar un campeonato zonal de Karting entre las ciudades de Federal, La Paz, Feliciano y Chajarí, hasta ahí todos campeonatos locales. 

Asimismo en paralelo iniciaron las gestiones para tramitar la personería jurídica bajo la denominación actual de “Autoclub Tino Gottig”, la que se logra por segunda vez a principios de 2019, después de 13 años. Federal no solo pasa a ser sede sino también la cuna del ZNE, alojando tanto la primera fecha como el coronación, siendo la única ciudad en organizar 4 fechas (todas las demás organizan 3). Para destacar de la comisión actual, es que desde su creación no disminuyó la calidad ni cantidad de sus miembros, logrando muchos resultados significativos, no solo desde la administración sino también obras de infraestructura tales como: la bajada de electricidad (no contaba el circuito con energía eléctrica desde el 2004 o 2005 aproximadamente), la compra de un camión regador y acoplado regador chico; ampliación del predio en la zona del publico formando lo que actualmente se denomina camping y el desmonte casi total del sector lindante al Jockey Club Fernando Luna, para tener más espacio para el público. 

Actualmente se encuentra en negociación traer la Fuerza Libre Internacional junto con el TZ 850 y el Fiat Correntino 1400. Desde sus principios humildes, con esfuerzo y trabajo de nuestra gente, el Tino Gottig no sólo es un homenaje a aquel gran piloto federalense; sino que representa los sueños de todo un pueblo amante del deporte motor. Es parte importante de nuestro patrimonio cultural e histórico y un hermoso sentimiento que llevaremos siempre. (FOTOS GENTILEZA FACEBOOK DE JAVIER SCHVEMER) Extríado de: 
https://animanias76074953.wordpress.com/2020/10/26/la-historia-del-tino-gottig-de-federal/

Archivado en::

HORARIOS COLECTIVOS (Actualizados Octubre 2019)

HORARIOS  COLECTIVOS  (Actualizados Octubre 2019)

Otras informaciones destacadas Desde Federal