Estamos más cerca todo el tiempo - Radio-Web - Actualidad - Servicios - Cultura - Tradiciones - Todas las redes sociales - WhatsApp 3454 - 46 21 49 - (Texto Audio- Vídeo)- Comunícate - participá - sé parte de este espacio! -E-mail: desdefederal@gmail.com - antonioesilveyra@gmail.com - Desde Federal Producciones 2017
Pin It

Widgets

LAS CALLES DE FEDERAL Y SUS ÁRBOLES: EL PALO BORRACHO

Antonio E. Silveyra | domingo, abril 26, 2015 |

La belleza del otoño con sus días templados y luminosos, nos lleva a las calles de este noble pueblo montielero, del norte entrerriano y en ellas, uno de sus árboles nos regala su belleza Ornamental, y sus flores; en esta estación donde una sábana de hojas amarilllas y marrrones, el viento suave lleva para todos lados. (Juan Chiviro)



Ceiba speciosa, popularmente llamado palo borracho, es un árbol de hoja caduca, nativo de las selvas tropical y subtropical de Sudamérica. Tiene varios nombrescomunes locales: palo borracho, árbol botella, toborochi, árbol de la lana, palo rosado, samohu. Pertenece a la misma familia del baobab y del kapok. Otra especie del género Ceiba, Ceiba chodatii, también recibe el mismo nombre común. 



 LEYENDA: En relación con el Palo Borracho existe la siguiente leyenda: En una antigua tribu que vivía en la selva había una jovencita muy linda a la cual codiciaban todos los hombres, pero ella sólo amaba a un gran guerrero. Ambos se amaron hasta que cierto día la tribu entró en guerra. El guerrero partió a la contienda y ella quedó sola prometiéndole amor eterno. Pasó el tiempo y los guerreros no volvían, hasta que finalmente se supo que ya no lo harían.
Perdido su amor, la joven se cerró a todo sentimiento pues la herida abierta en su corazón ya no podría sanar. Rechazó a todos los pretendientes hasta que una tarde se internó en la selva, entristecida, para dejarse morir.
Y así la encontraron unos cazadores que andaban por allí. Muerta.
Al querer alzarla para llevar el cuerpo al pueblo notaron, asombrados, que de sus brazos comenzaron a crecer ramas y que su cabeza se doblaba hacia el tronco. De sus dedos florecieron flores blancas.
Ante esta visión los cazadores corrieron aterrados hacia la aldea.
Unos días después regresó un grupo para encontrar nuevamente a la joven, que ya nada tenía de muchacha, sino que era un robusto árbol cuyas flores blancas se habían tornado rosas. Comentan que esas flores blancas lo eran por las lágrimas de la muchacha derramadas por la partida de su amado y que se tornaban rosas por la sangre derramada por el valiente guerrero.







Archivado en::

Otras informaciones destacadas Desde Federal