Radio "Desde Federal" 24 horas.

Pin It

Widgets

"ME MIRABAN LOS CAPINCHOS". SE SENTÍA BIEN, ACOMPAÑADA

Antonio E. Silveyra | sábado, agosto 11, 2018 |


"ME MIRABAN LOS CAPINCHOS". SE SENTÍA BIEN, ACOMPAÑADA

Actualmente María Rosa Cabrera, la niña hija de obrajeros, desaparecida el 23 de octubre de 1988 vive en la calle Francisco Ramirez 1345 del barrio Campo de Mayo. Comparte la vivienda con una hermana (Juana) y su familia, otro hermano (soltero) que al igual que su marido trabaja en el campo, y su mamá Ramona Riani. Su padre Luis Roberto (Santoro) Cabrera falleció hace aproximadamente 5 años. 

EN LA ACTUALIDAD MARÍA ROSA CABRERA.  AGOSTO 2018. 

María Rosa tiene tres hijos de 12, 10 y 6 años; hasta hace un tiempo vivían en la colonia Federal.
Recordó a DESDE FEDERAL que la visitó en su casa, sobre su desaparición, "un poco, algo me acuerdo; salimos todos al campo, (vio) yo me quedé ma' atrás y me perdí. Yo me quedé sola, le pegué un grito a mi hermana, me gritó, le pegué otro grito mas y ahí ya me perdí del todo. Después me volví, bandie (pasar) un alambre y ya no salí mas de ese lado".


Cuenta que, "esa noche me tiré (pasar) a un arroyo vio, y al otro día seguí nomas caminando y después me metí a otro arroyo mas y de ahí ya no salí mas; porque una vez que ya creció todo". Se dice que esa noche se desató lluvia abundante y tormenta. María Rosa tiene actualmente 36 años, "Ahí yo me quedé en esa altura y ahí estaban las pajas y ahí bajo las pajas noma's" rememora.

Cuando le consultamos si recuerda haber tenido miedo, manifiesta: "no, me sentía bien; primero me sentía mal, pero después ya me sentía bien, vio que me miraban los capinchos y todo y ya..." (los animales del monte te miraban!), "si", -afirma y luego expresa-  "eso yo ni sabía que me buscaban, porque ya eran 8 días y después me encontró mi tío, Antonio Bogado. Para ese lado no iba nadia (nadie), porque el capataz no quería que entre nadia (e), decía que era por la patrona que no quería que entre".

¿Te acordás que comías?. "No, vio que ahí no había nada, en la costa ´el agua, amente (solamente) agua nomás"- ¿alguna frutita?- "fruta no hay nada, pero mientras que ya tomaba agua, podía sentirme un poco mejor". Relata que cuando se perdió encontró un chancho chiquito, "lo corrí, lo corrí y lo cazé y después lo largue y me fui otra vez caminando".  

"Primero mi tío cuando me encontró me trajo derecho a la estancia ahí, El Rincón, un rato estuve ahí hasta que vino el helicóptero" -¿tenias miedo?- "si pero vio que cuando hay mucha gente, era lindo; me trajeron acá a la comisaría, después me llevaron al hospital (se habría quedado dormida), después cuando ya me levanté, estaba mi padre al lado mío". 
Recuerda que siguieron un tiempo en esa estancia, San Juan del Puerto, luego se van al establecimiento Mari Marta y de ahí ya nos vinimos al "2". La mujer de nuestra historia del Montiel profundo vivió con su marido y sus hijos en la Colonia Federal, y desde hace un tiempo con su madre, hermanos y sobrinos en un barrio de Federal. 

María Rosa Cabrera habla poco y trata de sacar rápidamente de su vocabulario las respuestas, con menos palabras posibles. Es sencilla, hay mucha humildad en su manera de ser y a pesar del medio tan agreste donde se crió, sus ojos oscuros brillan con aquellos recuerdos, de los que fuera protagonista; parece ocultar cierta sensibilidad, como si ese estado fuera propiedad de otras personas, solamente. (Desde Federal) 

Archivado en::

Farmacias de Turno en Federal - Entre Ríos

Otras informaciones destacadas Desde Federal

HORARIOS DE COLECTIVOS

HORARIOS DE COLECTIVOS