Estamos más cerca todo el tiempo - Radio-Web - Actualidad - Servicios - Cultura - Tradiciones - Todas las redes sociales - WhatsApp 3454 - 46 21 49 - (Texto Audio- Vídeo)- Comunícate - participá - sé parte de este espacio! -E-mail: desdefederal@gmail.com - antonioesilveyra@gmail.com - Desde Federal Producciones 2017
Pin It

Widgets

MEMORIAS DE LA CAMPAÑA PURA Y PROFUNDA DEL DEPARTAMENTO FEDERAL

Antonio E. Silveyra | jueves, enero 01, 2015 |

Terminar el año, lejos de la ciudad, sin radio; solo con los sonidos de la naturaleza y de la familia reunida. Volver al suelo "Sagrado"
En sus cementerios descansan mis abuelos, mi padre y otros familiares: En sus viejos algarrobos está la historia que transcurría durante mi niñez.
En la naturaleza, que todo lo transforma y regenera, de sus renuevos (Monte de arboles autóctonos) que fue naciendo con el tiempo, tras desaparecer la chacra de mi abuelo, busco con la mirada inquieta un paisaje que ya no existe...
Del corral quedan en pie, unos pocos postes de ñandubay, símbolos de fortaleza y resistencia al paso de los tiempos y de los avatares del clima. Solo la memoria puede reconstruir lo demás.
La casa "vieja"; el rancho largo de adobe, algunos ladrillos, techo de paja y chapas de fibrocemento ya no existe.
Mi hija pregunta: "En esta casa vivía mi abuelo Poroto"- Respondo: "No esa casa ya no existe, estaba al costado de esta (casa) que se construyó después.
La bomba de agua sigue en el mismo lugar. Mi memoria trata de recordar....."Cuando era chico exista otra, un poco más allá"....
Pedí un jarro de lata y empecé a beber de esa agua...Sigue igual, pura, sabrosa, diferente a cualquier otra!. Y sale tan fresca del pozo moviendo la bomba mango de palo.
En los cementerios familiares están nuestros descendientes cercanos como padre o abuelos, tios u otros mas lejanos. Un cementerio en cada campo!- Sí, una costumbre de algunos lugares de la campaña, sobre todo alejada de la ciudad.
Bóvedas de cemento, (algunas ya no existen) cruces de Hierro, recordatorios de chapa y bronce, nos aportan algunos datos de fechas y años de nacimientos o fallecimientos. Enseguida la cuenta empieza y el resultado nos marca el tiempo que transcurre, en la historia familiar.
Inclinado sobre una de las tumbas, escucho a mi hija que pregunta: " Y vos querés que te entierren aquí!". No hay respuesta, no lo había pensado; creo que respondí a algo tan puntual: "No. no se, DIOS dirá.
Antonio E. Silveyra- Juan Chiviro. (Revista Desde Federal)













Archivado en::

Otras informaciones destacadas Desde Federal