Estamos más cerca todo el tiempo - Radio-Web - Actualidad - Servicios - Cultura - Tradiciones - Todas las redes sociales - WhatsApp 3454 - 46 21 49 - (Texto Audio- Vídeo)- Comunícate - participá - sé parte de este espacio! -E-mail: desdefederal@gmail.com - antonioesilveyra@gmail.com - Desde Federal Producciones 2017
Pin It

Widgets

Tus hijos Federal expresan su amor en la poesía lugareña

Antonio E. Silveyra | martes, octubre 28, 2008 |

CARLOS HORACIO MARTINEZ "CARLITOS" DE PROFESIÓN AGENTE SANITARIO DE A. P. S. (ATENCIÓN PRIMARIA DE LA SALUD) O ENFERMEROS RURALES PARA LOS VECINOS DE LA CAMPAÑA FEDERALENSE

Escribe poesías que él mismo recita; toca la guitarra, compone temas musicales y canta en un grupo chamamecero local.
Quizá esos caminos polvorientos de la agreste tierra montielera que recorre permanentemente para visitar a sus pacientes -que lo esperan como si fuera el Doctor, el Psicólogo o el amigo inseparable para contarle cuanta cosa les pasa -fueron despertando a este hombre nacido en estos pagos esas ganas de transformar en letras, en música, en sonidos, cuantas historias que guardan nuestros hermanos de tierra adentro.
"Carlitos" como se lo conoce; seguramente desde que correteaba por esos senderos que más tarde se transformaron en calles en el antiguo barrio Unión, recibió a nuestra Revista Desde Federal y no desaprovechó momento para afirmar cuanto adora su trabajo, su profesión de Agente Sanitario; siguiendo un legado familiar (su padre fallecido y su madre tiene 85 años, fueron enfermeros, en el viejo hospital Urquiza) de estar cerca del dolor o de quien simplemente se alivia con una palabra serena que brota del corazón.

A raíz del reciente fallecimiento trágico de un personaje de nuestro pueblo "La Chinato", nos acercó estos versos escritos hace un par de años: dedicados a ella y a su compañero.

Cargau con su sus pertenencias,
deteniendose de a ratos,
ahí van cruzando mi pueblo
el "Negro", con "La Chinato".
Sentados en la vereda
saludando a los que pasan,
no tienen ningún apuro
llevan a cuesta su casa.
Un par de ojos de cielo;
picardía en su mirada,
siempre tiene una respuesta
a las frecuentes cargadas.
Si va pasando una madre
de la mano con su niño,
seguro que la "Chinato"
va a ofrecerle su cariño.
Algunos chicos se asustan
y quieren salir corriendo,
ella les habla a los gritos
y continúa sonriendo.
Varios metros adelante
va su eterno compañero
y la espera con paciencia
a la "Chinato", "El Negro".
Los vieron pasar los fríos,
las heladas del invierno
el calor de los veranos
allá, por el mes de enero.
Con sus penas y alegrías
la "Chinato" con el "Negro"
y con sus bolsas cargadas
ahí van cruzando mi pueblo.
CARLOS HORACIO MARTINEZ

Archivado en::

Otras informaciones destacadas Desde Federal